viernes, 4 de noviembre de 2011

Contagio

Título original: Contagion
Año: 2011
País: EE.UU. & Emiratos Árabes

Dirección: Steven Soderbergh
Guión: Scott Z. Burns
Producción: Gregory Jacobs, Michael Shamberg & Stacey Sher 
Fotografía: Steven Soderbergh
Música: Cliff Martinez
Montaje: Steohen Mirrione
Diseño de producción: Joward Cummings
Dirección artística: Abdellah Baadil, Simon Dobbin & David Lazan
Decorados: Cindy Carr
Vestuario: Louise Frogley
Reparto: Gwyneth Paltrow, Tien You Chui, Josie-Ho, Daria Strokous, Matt Damon, Monique Gabriela Curnen, Griffin Kane, Yoshiaki Kobayashi, Laurence Fishburne, John Hawkes, Jude Law, Teri McEvoy, Sue Redman, Teri Campbell, Stef Tovar, Mary Jo Faraci, Grace Rex, Marion Cotillard, Armin Rohde, Joseph Anthony Foronda, Phillip James Brannon, Rebecca Spence, David Lively, Andrew White, Kate Winset, Larry Clarke, Anna Jacoby-Heron, Ira Blumen, Scott Stangland, Jimmy Chung, Rick Uecker, Tara mallen, Jennifer Ehle, Demetri Martin, Elliot Gould, Enrico Colantoni, Bryan Cranston, John Hines, Joshua Wesintein, Srah Charipar, Mark Czoske, Dan Aho, Chin Han, Hee-Wan Kwon, Phil Tang, Robert Chi, Blair Robertson, Randy Lowell, Pete Sack, Brian J. O'Donnell, Wong Kwok-Wah, Tsang Sau-ming, Jim Ortlieb, Annabel Armour, Sanaa Lathan, Kara Zediker, Josh Pollock, Laura Fisher, Pete Kelly, Mary Beth Dolan, Jason Babinsky, Howie Johnson, Sanjay Gupta, Thomas Gebbia, Dan Flannery, Dan Sanders-Joyce, Joshua Seiden, Qong Kam Tong… 

cuando más es menos

Steven Soderbergh es un cineasta capaz de hacer películas como churros. No se confundan, no estoy criticando la calidad de sus películas, simplemente me refiero a que es un cineasta capaz de dirigir dos y hasta tres películas en un mismo año. Aunque quizás esta afirmación sí sea, en el fondo, una manera de alertar sobre los peligros de una carrera tan prolífica pues, al menos en lo que se refiere a Contagion, no cuenta nada más allá del tráiler de la película, siendo mucho más emocionante y excitante su propio adelanto promocional.

Contagion es una película con una factura visual impecable. Es entretenida y mantiene un buen ritmo a lo largo de toda la película. El tema es de interés mundial, no cabe duda. Le bastan unas sencillas pinceladas para que el espectador no se pierda entre tan numerosa lista de personajes que pueblan la película. Sin duda es de gran ayuda que la mayoría de ellos estén interpretados por actores y actrices muy conocidos. Todos ellos afrontan sus personajes aportando lo mejor de sí mismos, destacando por encima de los demás la interpretación de Jude Law, quizás también porque su personaje sea el más excéntrico.

Pero aunque la película pueda resultar entretenida, en ningún momento llega a ser emocionante. Estamos ante una película fría y distante en la que, si no es difícil entender las reacciones de los personajes, tampoco se llega a implicar uno con lo que les pueda suceder. Salvo la primera de las muertes y la reacción de sus familiares, no hay ninguna empatía hacia los restantes personajes de la película, siendo indiferente si viven o mueren, si contraen la enfermedad o si logran vencerla.

Aparte de que el problema de empatía pueda ser enteramente mío, pues lo cierto es que me pasa algo similar con otras películas de Steven Soderbergh, como Traffic o Che: Part One y Che: Part Two, cabe la posibilidad de que, en este caso, gran parte de la responsabilidad de esta frialdad esté en el material de base, en el guión de Scott Z. Burns, aunque también en Soderbergh, que no ha sabido solventar estos problemas. Recuerdo otras películas de temática similar como Estallido (Outbreak, 1985, Wolfgang Petersen) o En el filo de la duda (And the Band Played On, 1993, Roger Spottirwoode) que sí resultaban efectivas, educativas y emocionantes, cada una a su manera.

De hecho, Contagion parece más una película educativa que un thriller a escala mundial. Aparte del patético traje de plástico improvisado que luce Jude Law en un momento de la película, que destaco por divertido, no por coherente, tan sólo encuentro un grato placer con el hecho de que el personaje de Gwyneth Paltrow (esto no es un sopiler, se muestra en el tráiler) sea el origen de la epidemia. Disfruto inmensamente con el plano de la autopsia, no lo puedo negar. Más allá de esto, encuentro lamentable el torpe epílogo de la película en la que dan una innecesaria explicación al origen de la epidemia, incidiendo en un soterrado carácter propagandístico y patriótico que sorprende en un cineasta que no ha dudado en rodar en español cuando las necesidades de su película así lo requerían. Y esto sumado al matiz moralista y retrogrado que parece asociar epidemia con adulterio, como si estuviéramos en un episodio cualquiera de C.S.I.

Quizás los mejores momentos de la película sean aquellos en los que suena la magnífica banda sonora de Cliff Martinez, que junto con David Holmes, se ha repartido la mayor parte de las bandas sonoras de la filmografía de Soderbergh. Pero son los mejores no porque suene en momentos claves y cruciales para el desarrollo de la trama, sino porque la calidad de su partitura hace más interesante cada uno de esos momentos, dando la impresión de que a partir de ese momento todo va a mejorar, hasta que la música deja de sonar.


Publicado originalmente en EXTRACINE