jueves, 21 de abril de 2011

Hop

Título original: Hop
Año: 2011
País: EE.UU.

Dirección: Tim Hill
Guión: Cinco Paul, Ken Daurio & Brian Lynch, basado en una idea original de Cinco Paul & Ken Daurio 
Producción: Michael Imperato & Christopher Meledandri
Fotografía: Peter Lyons Collister
Música: Christopher Lennertz 
Montaje: Peter S. Elliot & Gregory Perler
Diseño de producción: Richard Holland
Dirección artística: Charles Daboub Jr. 
Decorados: Don Diers 
Vestuario: Alexandra Welker
Reparto: James Marsden, Russell Brand, Kaley Cuoco, Hank Azaria, Gary Cole, Elizabeth Perkins, Hugh Laurie, Tiffany Espensen, David Hasselhoff, Chelsea Handler, Dustin Ybarra, Carlease Burk, Veronica Alicino, Django marsch… 

quiero conejo para comer

Si en su momento ocurriera un curioso fenómeno tras el estreno de una película tan entrañable como Babe, el cerdito valiente (Babe, 1995, Chris Noonan), por el cual muchos niños se negaban a comer cerdo, puedo asegurarles que un servidor está dispuesto a comenzar la dieta del conejo. Esa y no otra es mi primera reacción cuando todavía ni he terminado de ver Hop, un auténtico bodrio dirigido por Tim Hill.

Hay tantas cosas que reprochar a este título que no sé ni por donde empezar. Por momentos no sé si estoy viendo una versión disparatada de La fiera de mi niña (Bringing Up Baby, 1938, Howard Hawks), un derivado de Charlie y la fábrica de chocolate (Charlie and the Chocolate Factory, 2005, Tim Burton), o la mencionada Babe, por razones obvias. Incluso se permiten hacer una broma sobre una idea del protagonista humano (James Marsden —-que alguien le diga a este chico que cambie de agente ¡por Dios!—-), que le acusan de ser la misma de Avatar (2009, James Cameron), a lo que él se defiende contestando que no es exactamente lo mismo, aunque también alude a extraterrestres azules. Y lo peor es que lo dicen como si la idea de James Cameron fuera totalmente suya.

Sin meternos en materia de conejos, la incoherencia de los personajes humanos no tiene límites pues una cosa sería una familia de clase media que vive en una casa normal y otra una fastuosa familia que vive en una enorme mansión, ¿realmente están deseando que su hijo se vaya de casa? Pero claro, estamos hablando de un filme que plantea como aceptable, normal y casi obligatorio que en China adopten las mismas tradiciones que tienen en los Estados Unidos de América. Sin perder de vista que estamos hablando de una familia que considera que trabajar en una empresa de videojuegos es sinónimo de vago. ¿Perdón? Quizás sea una nota autobiográfica y sea lo que piensan las propias familias de los que han realizado la película. Me refiero a ella como película porque formalmente lo es.

Pero lo más delirante llega con la presencia de David Hasselhoff, que no es que me caiga mal, pero de ahí ha denominarle “un buen actor”, como dice Fred (James Marsden) en la película, no es que haya un trecho, es que casi parece un performance para despertar alguna reacción en el espectador. Igual era una ironía y yo no la entendí. No me extrañaría.

Lo único que pueden encontrar divertido, siempre que conozcan el doble sentido que del sustantivo ‘conejo’ se hace en España, con lo que podrán reírse un poco cada vez que en la película se menciona la especie animal a la que pertenece Hop. Pero claro, eso no es intencionado, sino pura casualidad. Se me olvidaba, los pollitos no tienen ni la más mínima gracia.

Publicado originalmente en EXTRACINE