jueves, 21 de abril de 2011

La vida de los peces

Título original: La vida de los peces
Año: 2010
País: Chile & Francia

Dirección: Matías Bize
Guión: Matías Bize & Julio Rojas 
Producción: Adrián Solar
Fotografía: Bárbara Álvarez
Música: Diego Fontecilla 
Montaje: Javier Estévez
Dirección artística: Nicole Blanc 
Reparto: Santiago Cabrera, Blanca Lewis, Antonio Zegers, Víctor Montero, Sebastián Layseca, Juan Pabloe Miranda, Luz Jiménez, María Gracia Omegna, Alicia Rodríguez, Francisca Cárdenas, Diego Fontecilla… 

turistas que se creen viajeros

Ganadora del Goya a la Mejor Película Hispanoamericana y tras pasar por varios festivales, comienza en España la trayectoria internacional de La vida de los peces, la última película del chileno Matías Bize, director de En la cama (2005), con la que también estuviera nominado en la misma categoría años atrás y que fuera objeto de un remake por parte de Julio Medem con el nombre de Habitación en Roma (Room in Rome, 2010).

Si aquella fuera una película que se ceñía a las clásicas unidades de espacio, lugar y tiempo, en La vida de los peces vuelve a utilizar el mismo recurso, contándonos la historia de amor de Andrés (Santiago Cabrera) y Beatriz (Banca Lewin), que se reencuentran una noche, en el cumpleaños de un amigo común. Noche que aprovecharán para intentar recuperar aquello que perdieron y que ambos siguen añorando, a pesar de haber rehecho sus vidas por caminos diferentes.

Un relato intimista sobre los sentimientos que a través de un lenguaje extremadamente sencillo, consigue cautivar al espectador salpicando cuidadosamente la información que nos va a permitir organizar el pasado de unos personajes en nuestra imaginación, para ir comprendiendo, poco a poco, quienes son, quienes eran y lo que serán a partir de este encuentro. Tal y como si estuviera preparando un exquisito plato, descubrimos ingredientes desperdigados que, particularmente a partir del tercer encuentro de los personajes en las estancias de la casa, nos permitirá saborear su historia de amor como si fuera nuestra, con sus esperanzas y sus desengaños.

Indudablemente no estamos hablando de una película de una estética deslumbrante, pero sí absolutamente cautivadora, sobre todo, por la eficacia de sus dos protagonistas, tanto Santiago Cabrera, —-que algunos conocerán por su participación en la serie de televisión Heroes (2006-2010, Tim Kring), o en filmes como Che, el argentino (Che: The Argentine, 2008, Steven Soderbergh) o Amor y otros desastres (Love and Other Dissasters (2006, Alek Keshishian)—-, como Blanca Lewin, —-que ya estuviera con Bize en En la cama y en Sábado, una película en tiempo real (2003). Ambos son capaces de transmitir un amplio abanico de sensaciones y emociones al espectador que creerá que está viendo una historia sencilla, pero que no por eso resulta obvia, pues cuando creamos que conocemos a los personajes, resultará que nos hemos creído lo que decían de sí mismos, siendo alguno de ellos, en realidad, impostores con tan poca memoria como los peces.

Publicado originalmente en EXTRACINE