domingo, 5 de mayo de 2013

Por la cara


Título original: Identity Thief
Año: 2013
País: EEUU

Dirección: Seth Gordon
Guión: Craig Mazin, basado en una idea de Jerry Eeten & Craig Mazin
Producción: Pamela Abdy, Jason Bateman & Scott Stuber  
Fotografía: Javier Aguirresarobe
Música: Christopher Lennertz
Montaje: Peter Teschner 
Diseño de producción: Shepherd Frankel 
Dirección artística: Andrew Max Cahn
Decorados: Maria Nay
Vestuario: Carol Ramsey
Reparto: Jason Bateman, melissa McCarthy, Jon Favreau, Amanda Peet, T.I., Genesis Rodriguez, Morris Chestnut, John Cho, Robert Patrick, Eric Stonestreet, Ryan Gaul, Mary-Charles Jones, Maggie Elizabeth Jones, Steve Mallory, Tyler Nilson, Steve Little, Andrew Friedman, Antwan Mills, Ian Quinn, Diva Tyler, Sope Aluko, Brett Baker, Nevaria Graves Rhodes, Diolita Arnold, Brenda cannon, Badar, Carlos Navarro, Nelson Bonilla, Angelyn Pass, Lori beth Edgeman, ben Falcone, Kate Graham, deacon Dawson, Geordie White, Steve Witting, Tim Andrews, Gary Weeks, Matthew Burke, Craig A. Meyer, Lee Spencer, Topher Payne, Carmela Zumbado, Zeeky Minnis, John eddins, Chick Bernhardt, Nicole Dukes… 

la confirmación definitiva de melissa mccarthy por la cara

Dentro de las convenciones establecidas por el cine made in Hollywood, quizás la comedia sea el género más agradecido. En muchas ocasiones prevalece el principio de diversión por encima de la construcción del guión, la psicología de los personajes o la verosimilitud de las acciones. Y el caso de Identity Thief, es sin duda uno de estos casos, pero no porque tenga estas carencias, sino porque a pesar de un producto comercial, su pareja de protagonistas, Jason Bateman y Melissa McCarthy, consiguen hacerte creer todo lo que propone un relato tan desenfadado que en ocasiones pareciera una versión canalla de Bring Up Baby.

Desde mi punto de vista, uno de los motivos por los que Por la cara, título de Identity Thief en España, me engancha es porque, a pesar de que los personajes parecen escritos específicamente para sus dos protagonistas, no abusan de esa condescendencia tan prolífica en el cine comercial estadounidense. Ninguno de los dos proyecta que se sienten tremendamente graciosos y que por eso el público va a reírse mucho con ellos, sino que ambos interpretan a sus respectivos desde el drama que están viviendo. De hecho, Identity Thief no está planteada directamente como una comedia, sino como un drama que resulta cómico y que en ciertos momentos se convierte en una road-movie y hasta en una película de suspense.

huelga decir que, si bien Jason Bateman transmite a la perfección lo que necesita sus personaje, la que se encarga de convertir Identity Thief en una auténtica montaña rusa emocional es la descarada, desenfadada y desenfrenada interpretación de Melissa McCarthy. Aviso que soy uno de aquellos a los que no le habría importado que se hubiera llevado el Oscar a la mejor actriz de reparto por su aportación a Bridesmaids. Lo que no quita para que mi predisposición hacia Por la cara fuera de cautela, siempre podría haberse limitado a hacer de su personaje en la película dirigida por Paul Feig en la protagonista de la que ha dirigido Seth Gordon, pero no. Sólo en la secuencia de títulos de crédito ya consigue engatusarme, casi de la misma manera que lo hace con el personaje al que acaba de robar la identidad. Y lo mejor de todo es que cuando la cosa requiere ponerse dramática, cambia de tono en un abrir y cerrar de ojos.

Quizás nos encontramos en uno de esos afortunados casos de buena conjunción en la que el guionista Craig Mazin, que fuera uno de los colaboradores de The hangover Part II y III, consigue proporcionar el material adecuado para un director como Seth Gordon, que si su anterior filme, Horrible Bosses, no acababa de cuajar, quizás era más por los excesos de aquel guión, que por su capacidad para la comedia. Sorprende encontrar como director de fotografía al vasco Javier Aguirresarobe, más que nada porque en su periplo americano, parece inclinarse más por el cine de terror y fantástico que por la comedia, a la que sabe adaptarse a la perfección.

Por último, quizás pasen relativamente desapercibidas presencias como Genesis Rodriguez o Robert Patrick, pero porque se fusionan perfectamente detrás de sus personajes, no por otra cosa, pero destaca la breve presencia de Jon Favreau. No sé si la efectividad de la interpretación del que fuera director de los dos primeros Iron man o la bochornosa Cowboys & Aliens se debe a que se parece demasiado a su personaje, pero consigue imprimirle a su personaje el tono antipático e impertinente que requería con la precisión de un solvente actor de reparto. ¿Habrá encontrado realmente Jason Bateman a su pareja ideal de reparto para sustituir a Jennifer Aniston? Pues a mi no me importaría, aunque estoy convencido de que Melissa McCarthy pueda dar todavía mucho más de si.

Publicado originalmente en EXTRACINE