lunes, 11 de octubre de 2010

Eastern plays


 Título original: Eastern Plays
Año: 2009
País: Bulgaria & Suecia

Dirección: Kamen Kalev
Guión: Kamen Kalev
Producción: Amguel Christanov, Kamen Kalev, Stefan Piryov & Fredrick Zander
Fotografía: Julian Atanassov
Música: Jean-Paul Wall
Montaje: Kamen Kalev & stefan Piryov
Reparto: Christo Christov, Ovales Torosian, Saadet Aksoy, Nikolina Iancheva, Ivan Nalbantov, Krasimira Demirova, Hatice Aslan, Kerem Radanov, Angela Nedialkova, Kaloyan Lenkov, Velislav Pavlov, Ivan Penchev, Dr. Ivan Vitkov, Yosif Shamli, Samuil Kisiov, Bogomila Nikolova, Silvi Christova, Deni Dodeva...

enfermedades de la era postcomunista


Seleccionada por Bulgaria para representarle en la carrera por la nominación al Oscar a la Mejor Película de Habla no inglesa y precedida por varios premios internacionales, Eastern Plays es, además, la ópera prima de Kamen Kalev, cuya labor ha sido premiada en festivales como el de Bratislava, el de Tokyo y el de Las Palmas.
Partiendo de un desolador recorrido por el paisaje urbano de la Sofia contemporánea, Eastern plays es una dura película que articula su mensaje a través de un realismo agresivo, tratando de mostrar a través de dos familias la difícil realidad de un país enfermo que todavía no ha completado su viaje desde el comunismo hasta el capitalismo.
Una familia búlgara que tiene miedo de todo y una familia turca que no le preocupa explorar lo desconocido, el abismal salto generacional de un padre que vivió en el comunismo y confía en los medios de comunicación y en sus políticos y unos hijos que no creen en nada de lo que les ofrece su realidad actual, dos hermanos que toman caminos diferentes para llegar al mismo sitio, una madre sumisa que acata sin rechistar lo que su marido le ordena y una hija educada en una concepción de igualdad que no entiende la sumisión como seña de identidad cultural…
El discurso de Kamen Kalev se articula mostrando y denunciando lo que ve, intentando mantenerse al margen, confiando en que el espectador sepa dar una oportunidad a sus personajes. Quizás la única crítica que no se realice por contraste y se plantee de manera clara y directa, sea la de la corrupción política que vincula con la delincuencia callejera llevada a cabo, con sólo por cabezas rapadas, sino por todo tipo de delincuentes a sueldo. En este sentido el mensaje no es esperanzador, sino tremendamente derrotista, aunque en cualquier caso, el final si ofrezca una ventana para que entre la luz con un final abierto en el que el espectador deberá decidir por sí mismo.
Resulta muy interesante la manera que tiene de evidenciar, más que la globalización, los lugares comunes que tienen personas de la misma edad, aunque sean de países diferentes. No lo digo sólo por los búlgaros y los turcos que aparecen en la película, sino por su forma de vestir, la música que escuchan, su manera de expresarse artísticamente, e incluso su forma de evasión a través del alcohol o las drogas, que es común a los jóvenes de cualquier cultura contemporánea.
En un discurso tan cercano al documental, o al reportaje en este caso, la mayor parte de la responsabilidad recae sobre el reparto, encabezado en este caso por un espléndido Christo Christov que lleva sobre sus hombros el peso de casi toda la película, algo realmente sorprendente para un actor primerizo, más que nada porque con los actores occidentales (y sobre todo con los que vienen Hollywood) solemos ser mucho más permisivos alegando que están empezando.
El tono realista y deprimente y la reincidencia sobre el factor político como causante de los males de la sociedad actual me hace recordar otra película reciente que también vino del Este, Slovenka, en la que los personajes se movían dentro de la misma desesperación por adaptarse a su nueva realidad social y política.
Intuyo que Hollywood puede asustarse con esta sutil crítica al capitalismo y los fantasmas que crea su violenta irrupción en los países que han vivido bajo un largo período comunista, sobre todo cuando se expresan de esta manera tan sucia y realista, por lo que dudo que llegue a ser candidata en la carrera por el Oscar, pero no por eso vamos a dejar de desearle todo lo mejor.

Publicado originalmente en EXTRACINE