lunes, 14 de marzo de 2011

En un mundo mejor


Título original: Haevnen
Año: 2010
País: Suecia & Dinamarca

Dirección: Susanne Bier
Guión: Anders Thomas Jensen
Producción: Sisse Graum Jorgensen
Fotografía: Morten Soborg
Música: Johan Söderqvist
Montaje: Pernille Bech Christensen & Morten Egholm
Diseño de producción: Peter Grant
Decorados: Lene Ejlersen & Mathias Holmgreen
Vestuario: Manon Rasmussen
Reparto: Mikael Persbrandt, Trine Dyrholm, Ulrich Thomsen, William Hohnk Nielsen, Markus Rygaard, BodilJorgensen, Ditte Grabol, Toke Lars Bjarke, Camilla Gottlieb, Satu Helena Mikkelinen… 

una civilización sin rumbo 

Con una modesta, pero emotiva película, Hævnen, o con el título con el que se la conoce internacionalmente, In a Better World, Susanne Bier se ha alzado este año con los dos premios más prestigiosos que se pueden obtener en el mercado estadounidense para una película extranjera: el Oscar y el Globo de Oro.

Aunque formalmente la película responde a una concepción clásica, destacando una fotografía en la mejor tradición nórdica, responsabilidad de Morten Soborg, que ya participara en anteriores películas de Susanne Bier, lo cierto es que el tema de la película: la violencia, sus causas, sus orígenes y, sobre todo, la incapacidad de nuestra civilización para erradicar un problema que casi parece formar parte de nosotros mismos; junto con esa estructura inductiva que te lleva a creer que la tesis de la película es una, cuando al final resulta ser la contraria, convierten a Hævnen en una película intensa, emocionante y turbadora.

Resulta realmente curioso que sea una mujer la que aborde un tema tan tradicionalmente masculino como la violencia. Un problema del que nadie está exento en Hævnen, independientemente de que sea niño o adulto, hombre o mujer, culto o inculto. Una lacra que seguimos arrastrando en nuestros tiempos y en nuestro mundo, que nos creemos tan civilizado, en oposición a otros mundos, incluso actuales, como ese tercer mundo retratado en la película a propósito del trabajo de Anton (Mikael Persbrandt).

Pareciera que es una cuestión inevitable que la violencia forme parte de nuestro ser, y que en lugar de reprimirla, quizás debiéramos aprender a usarla, a dosificarla, de la misma manera que hemos aprendido a dominar otros impulsos, de los denominados animales. Porque lo mejor del discurso de Susanne Bier no sólo es que aborde el tema de la violencia, sino que además de retratar diferentes perfiles, indaga en las causas, ofrece salidas y llega incluso hasta a tolerar, por no decir justificar, la violencia en algunos casos.

Dentro del espléndido reparto que forma la película destaca la espléndida interpretación de Trine Dyrhom como Marianne, la madre de Elias (Markus Rygaard), que algunos recordarán de otra película no menos violenta, Celebración (Festen, 1998, Thomas Vinterberg). Son también notables las interpretaciones de Marku Rygaard, el niño que sufre un brutal acoso en su colegio, y de Mikael Persbrandt, que también sufrirá la violencia en sus carnes, teniendo la templanza y el equilibrio adecuados para contrarrestar cuando realmente es necesario hacerlo. Pero quien realmente destaca en Hævnen por encima de todos ellos es el sorprendente y joven actor William Jøhnk Nielsen, que interpreta a Christian, un adolescente que ha perdido a su madre a causa de un cáncer y que utiliza la violencia como válvula de escape para soportar su gran dolor.

Publicado originalmente en EXTRACINE