lunes, 24 de diciembre de 2012

Tralas luces


Título original: Tralas luces
Año: 2011
País: España, Argentina & Portugal

Dirección: Sandra Sánchez
Guión: Sandra Sánchez
Producción: Fernando del Nido
Fotografía: Sandra Sánchez
Música: Acho Estol
Montaje: Sandra Sánchez & Nahum C. Fiuza
Reparto: Lourdes Camacho, José Estévez, Artur Dos Santos, José Estévez Machado, Lindo Estévez Machado… 

oda a la protagonista inesperada

Los entresijos de la creatividad son, desde luego, libres, pero, sobre todo,  absolutamente imprevisibles. Quien lo sabe bien es la directora y montadora coruñesa Sandra Sánchez, que comenzó haciendo una peícula documental colectiva de una forma de vida condenada a la extinción, para terminar haciendo un retrato familiar y personal sobre  uno de los personajes que encontró en su camino. En un principio eran los feriantes y esa vida itinerante en la que se embarcan, que les lleva de pueblo en pueblo, llevando sus atracciones y, por extensión, la diversión allá donde fueren. En ese viaje se encontró con Lourdes, una mujer que le impresionó hasta hacerse, junto con su familia, en la única y exclusiva protagonista de Tralas luces.

Como si de un parto se tratara, el recorrido de la directora junto a sus personajes duró nueve meses en los que compartió con todos ellos lo bueno y lo malo. Alegrías y miserias. Ilusiones y frustraciones. Vida y muerte. Con todo el material que recogió se dispuso a ordenar un viaje que trasciende todas las fronteras. No importa que Lourdes sea mujer, aunque viva en un mundo machista. No importa que sea gitana, aunque viva en un mundo payo. No importa que hablen en gallego, en portugués o en español, porque sus emociones se entienden en cualquier idioma.

La capacidad de Sandra Sánchez no sólo consiste en mostrar una forma de vida en vías de extinción, sino que al igual que sus personajes van de aquí para allá, la película cruza continuamente la frontera entre una película documental y el cine de ficción. Quizás sea la falta de una voz guiadora que no sea la de la propia protagonista, pero desde un principio nos olvidamos que se trata realmente de un documental para identificarnos inmediatamente con Lourdes y sacar nuestras propias conclusiones de sus actos, de su entorno, de sus reflexiones.

Oculta detrás de su cámara, Sandra Sánchez se limita a capturar una realidad pura y dura, como si de un Gran Hermano se tratara, o casi mejor en la línea de aquel Cine-Ojo de Dziga Vertov en el que la cámara se convierte en la pluma que el cineasta utiliza para escribir su poema. En este caso una oda a Lourdes, a su familia, y a esa manera tan dura de vivir en la carretera. (...)

Publicado originalmente en 400 FILMS


el viaje itinerante de los sueños a la realidad

De la misma manera que lo que comienza con la intención de ser un documental colectivo acaba convertido en una película muy personal, Lourdes, la protagonista de Tralas Luces, irá viendo cómo su sueño se convierte en una pesadilla que le arrastra, junto a toda su familia, por los pueblos en fiestas del Norte occidental de España. Un periplo que Lourdes comparte con nosotros y en el que hace partícipes a su familia y los trabajadores de su particular empresa. Como si de una gran familia caracol se tratara, les vemos montar y desmontar su mastodóntica atracción de feria en la que sin duda muchos nos hemos divertido siendo niños, y no tan niños.

Más que personal, la mirada de Sandra Sánchez se me antoja casi invisible, al permitir que sean sus propios personajes los que expresan y muestran por sí mismos la naturaleza de sus sueños y frustraciones, las cosas que esperaban de la vida y las que se les ha negado por el camino. La única licencia que, en ocasiones, parece permitirse la directora es la de escoger cuidadosamente el lugar donde coloca su cámara, poniendo en evidencia la paradoja entre la dura vida que lleva esta familia de gitanos y la diversión que con su llegada proporcionan allá donde van.

Publicado originalmente en 400 FILMS