sábado, 29 de diciembre de 2012

This is England


Título original: This is England
Año: 2006
País: Reino Unido

Dirección: Shane Meadows
Guión: Shane Meadows
Producción: Mark Herbert  
Fotografía: Danny Cohen
Música: Ludovico Einaudi
Montaje: Chris Wyatt 
Diseño de producción: Mark Leese 
Dirección artística: Caroline Grenbbell
Vestuario: Jo Thompson
Reparto: Thomas Turgoose, Stephen Graham, Jo Hartley, Andrew Shim, Vicky McClure, Joseph Gilgun, Rosamund Hanson, Andrew Ellis, Perry Benson, George Newton, Frank Harper, Jack O'Connell, Kriss Dosanjh, Kieran Hardcastle, Chanel Cresswell, Danielle Watson, Sophie Ellerby, Hannah Walters, Dave Laws, Michael Socha, Ian Smith, Dave Blant, Matthew Blamires, James Burrows, Harpal Hayer, Terry Haywood, Nimesh Jani… 

this is music. this is cinema. this is england

Si a lo largo de los años ochenta la música electrónica había ido ganando terreno a otras tendencias musicales como el pop, el rock o incluso el hip-hop, en los años noventa terminaría consolidándose definitivamente como la opción musical de las nuevas generaciones. Precisamente, en 1989 nacía en Sheffield Warp Records, una discográfica que centraría su objetivo, única y exclusivamente, en las diferentes variantes de este estilo musical. Bandas y artistas como Aphex Twin, Autechre, Boards of Canada, Nightmares on Wax o Squarepusher serían abanderadas de un sello que, como consecuencia de una década de MTV, prestaría gran atención a un formato audiovisual relativamente nuevo como era el videoclip.

Si originalmente este formato atonal tendría una función meramente comercial, progresivamente se iría nutriendo de nuevos cineastas que comprendían y exploraban sus posibilidades para terminar elevando el vídeo musical a la categoría de obra artística. Y buena responsabilidad en esta evolución la tienen videocreadores como Jarvis Cocker, sí, el líder de la banda Pulp; David Slade, que acabaría dirigiendo películas como Hard Candy (2006) o Eclipse (The Twilight Saga: Eclipse, 2010); el colectivo The Designers Republic; o el artista visual multifacético Chris Cunnungham, que acabaría realizando fascinantes trabajos como Come to Daddy para Aphex Twin, Only You para Portishead, o All is ful of love para BjörkEl trabajo audiovisual de la compañía cobraría tal entidad que abriría las puertas hacia propuestas más ambiciosas, como el cortometraje, el video-arte y el cine. De esta manera Warp Records daba el primer paso hacia Warp Films con la realización de un cortometraje dirigido en 2002 por Chris Morris, My Wrongs#8245-8249 & 117, que ganaría el premio BAFTA al mejor cortometraje. Su protagonista, Paddy Considine, serviría de vínculo con su siguiente proyecto, un largometraje dirigido por Shane Meadows, Dead Man's Shoes (2004). Una película que sería muy bien recibida por la crítica y que conseguiría una nominación a los premios de la Academia británica, pero que no terminaba de consolidar esta nueva empresa cinematográfica cuya oficina seguía estando en el jardín de la casa de su promotor.

Tras un impactante cortometraje documental dirigido por Chris Cunningham, Rubber Johnny (2005), llegaría This is England (2007), una película, dirigida de nuevo por Meadows, con la que conseguirían un espectacular éxito de crítica y público, haciéndose con el BAFTA a la Mejor Película Británica y el de la mejor película en los premios del Cine Independiente Británico, entre otros galardones. De esta manera se consolidaba una productora cinematográfica que se convertía también en distribuidora. Lo que comenzaba con la música, completaba un viaje que había hecho parada en el videoclip y otros formatos audiovisuales, para terminar en las salas de cine y que posteriormente llegaría a la televisión convertida en serie. This is Warp Records. This is Warp Films. This is England (...).

Publicado originalmente en 400 Films

patriotismo mal entendido

El padre de Shaun ha fallecido en la guerra de las Malvinas. Por eso vive sólo con su madre, que le viste a su manera. Víctima de las burlas de sus compañeros de clase, sólo encuentra cariño y comprensión en un grupo de jóvenes que, como él, también tienen su propio código para vestir y que descargan su rabia con violencia y destrucción: una banda de skinheads.

¿Así es Inglaterra? ¿Esto es patriotismo? ¿Así son los skin-heads? Sí. Así es la conjunción de estos tres conceptos. En su quinta película como director, Shean Meadows nos ofrece lo que a simple vista parece un retrato generacional, en la misma línea de títulos memorables como Quadrophenia (1979, Franc Roddam) o Trainspotting (1996, Danny Boyle). Quizás la diferencia, o la aportación que incluye la película de Meadows, es una visión crítica de un movimiento que no demoniza, pero al que sí advierte sobre los peligros de la manipulación y la mala interpretación que algunos individuos de su propio tribu puedan ejercer. 

Cabe pensar que el propio director de la película se viera envuelto en situaciones similares, no sólo por el parecido entre su nombre y el de su protagonista, Shaun, que fonéticamente suena probablemente igual que el suyo. O por su propio parecido físico con Thomas Turgoose o con el propio Stephen Graham, cuyo personaje, Combo, también se parece al propio Meadows, además de que menciona verse a si mismo reflejado en Shaun. El director de la película también fuera víctima de bullying en su infancia, curiosamente también por causas paternales, aunque en su caso no fuera por ausencia, sino por haber sido inicialmente considerado sospechoso de un crimen que posteriormente se demostró no había cometido. 

La violencia y la delincuencia juvenil también formaron parte de las primeras etapas de la trayectoria vital de Shawn Meadows. Quizás por eso consigue mostrarlas con esta claridad y contundencia. Sin justificación, pero con cierto sentido. Casi de la misma manera que el joven Shaun, con su precoz elocuencia, consigue sacar sus propias conclusiones de una situación en la que se ha metido. Quizás también por eso la película, igual que su protagonista, tenga esa apariencia tan dura en su imagen, en la superficie, para mostrarse después extraordinariamente tierna por dentro. Exactamente igual que la apariencia de su propio autor.

Publicado originalmente en 400 Films