sábado, 16 de febrero de 2013

Tengo ganas de ti


Título original: Tengo ganas de ti
Año: 2012
País: España

Dirección: Fernando González Molina
Guión: Ramón Salazar, basado en una novela de Federico Moccia
Producción: Mercedes Gamero & Francisco Ramos  
Fotografía: Xavi Giménez
Música: Manel Santisteban
Montaje: Irene Blecua & Verónica Callón
Dirección artística: Patrick Salvador
Reparto: María Valverde, Mario Casas, Clara lago, Álvaro Cervantes, Andrea Duro, Nerea Camacho, Laia Costa, Diego Martín, Lucho Fernández, Ismael martínez, Antonio Velázquez, Cristina Plazas, Manu Fullola, Carme Elias, Andrew Tarbet, Carles Francino, Jordi Bosch, Ferran Vilajosana, Joan Carles Suau, Pare Brasó, Isabel Llanos, Joan Crosas, Albert Suárez… 

brillantina ibérica

Estoy seguro de que aquellos que quieran, podrán encontrar argumentos de sobra para despotricar contra Tengo ganas de ti (2012) y su predecesora, 3 metros sobre el cielo (2010). pero desde mi punto de vista, ambos son filmes coherentes con el público al que van dirigidos y bastante más responsables (a pesar detalles como el casco que le resta mucha verosimilitud) que otras películas contemporáneas de pretensiones similares, pero resultados mucho más irregulares.

Ambas películas están dirigidas por Fernando González Molina, que ya había dado sobrada efectividad a la hora de conectar con el público joven, tanto por sus series de televisión como por su prieta película, Fuga de cerebros (2009). De hecho, el público le ha dado la razón acudiendo en masa a ver ambas películas y convirtiendo a sus protagonistas, en particular a Mario Casas, en un ídolo juvenil. De lo cual me alegro porque se lo merece desde el día en que pisó el plató de Los hombres de Paco (2005-2010, Álex Pina & Daniel Écija), de la que el propio González Molina dirigió un buen número de episodios. 

Si el aspecto visual de la película es formidable, gran parte de la responsabilidad del éxito de ambas películas recae en la labor de su guionista, Ramón Salazar, guionista y director de filmes como Piedras (2002) y 20 centímetros (2005), que ha encontrado la manera de adaptar las novelas de Federico Moccia con la suficiente responsabilidad y coherencia, respetando el espíritu de las novelas y adaptándolas con efectividad a al realidad contemporánea española. Quizás en Tengo ganas de ti puedan sobrar algunos personajes, los del entorno de Babi dado que ya no pertenecen al eje central de la trama, pero se agradece la evolución de los personajes con respecto a 3 metros sobre el cielo.

Aunque María Valverde tiene menos presencia que 3 metros sobre el cielo, cumple con la perfección su cometido, como también lo hace Nerea Camacho, que poco a poco va consolidando su carrera desde que triunfara con Camino (2008, Javier Fesser). Pero no puedo dejar de señalar la energía que transmiten sus entregados protagonistas, Mario Casas y Clara Lago, que contribuyen a la empatía con el público. Al menos con aquel que sepa entender que va dirigida a adolescentes como los que protagonizan la película. Es evidente que aunque la Academia de cine a percibido el clamor del público juvenil, no está por la labor de premiar un tipo de cine que, en realidad, no difiere mucho de propuestas como The Impossible o Blancanieves. Sin embargo, tan sólo le concede una nominación, la de mejor guión adaptado.

Seguro estoy de aquellos que cuantan cuarenta y pico años, que todavía se rasgan las vestiduras por películas como Grease (1978, Randal Kleiser), no son capaces de entender a los que encuentran en 3 metros sobre el cielo y Tengo ganas de ti dos estupendas muestras del mismo tipo de cine.