martes, 3 de mayo de 2011

Inside Job


Título original: Inside Job
Año: 2010
País: EE.UU.

Dirección: Charles Ferguson
Guión: Chad Bec, Adam Bolt & charles Ferguson 
Producción: Charles Ferguson & Audrey Marrs
Fotografía: Svetlana Cvetko & Kalyanee Mam
Música: Alex Heffes 
Montaje: Chad Beck
Decorados: Mariko Marrs 
Reparto: Matt Damon… 

lo que todos sabían, pero nadie avisó

El documental dirigido por Charles Ferguson, Inside Job, que se alzara con el Oscar al Mejor Documental en la última edición de los premios de la Academia, es una obra que pone en palabras sencillas conceptos incomprensibles para llegar a una conclusión de la que todos éramos conscientes: los culpables de la actual crisis mundial tan sólo han cambiado de despacho, pero sin pagar por lo que han hecho, sin perder un sólo céntimo y, lo peor de todo, sin ningún absoluto remordimiento.

No pretendo con esto decir que Inside Job sea un documental innecesario, sino todo lo contrario, pues aunque no entendamos algunos conceptos económicos que manejan, consiguen que sigamos a la perfección un discurso estructurado en partes claras y sencillas. Como si de una clase de economía para principiantes se tratara.

En algunos momentos de la película pareciera que fuera a aparecer el inefable Michael Moore por detrás de una esquina. Pero si lo cierto es que pudiera ser que el trabajo de Charles Ferguson fuera en la línea crítica y apelativa del director de Bowling for Columbine (2002) o Fahrenreit 9/11 (2004), lo cierto es que su discurso resulta mucho más efectivo por dos motivos:

  1. El punto de vista del que cuenta la historia permanece oculto tras la voz de Matt Damon, un recurso que proporciona tanto la familiaridad del actor, como la impersonalizad de saber que sólo nos cuenta un guión, no su opinión personal.
  2. No se decanta políticamente por nadie, hace su análisis basado en los hechos, independientemente del presidente de turno que hubiera en el período en el que suceden ciertos hechos. Sin caer en el error tanto de los economistas como del propio Michael Moore.


Aunque desde luego, podemos enmarcar este documental como seguidor de los postulados de documentalistas como Joris Ivens, que no se limitaba a mostrar lo que veía, sino que defendía que un documentalista debía transmitir su propio punto de vista, intentando buscar una reacción en el espectador.

Es sorprendente lo poco que ha cambiado el mundo en el siglo XX, pues si en 1924, Eric von Stroheim ya evidenciara, con Avaricia (Greed, 1924), que el dinero (y no el amor) era el verdadero motor del mundo, Inside Job nos vuelve a decir lo mismo casi 100 años después. Está claro que la ignorancia y la incultura siguen siendo auténticas armas de alienación, hipnotización e idiotización masivas. Lástima que no hagan guerras para erradicarlas.

Publicado originalmente en EXTRACINE