domingo, 30 de junio de 2013

Star Trek: en la oscuridad


Título original: Star Trek Into Darkness
Año: 2013
País: EEUU

Dirección: J.J. Abrams
Guión: Roberto Orci, Alex Kurtzman & Daon Lindelof, basado en la serie de televisión creada por Gene Roddenberry
Producción: J.J. Abrams, Bryan Burk, Aex Kurtzman, Damon Lindelof & Roberto Orci  
Fotografía: Daniel Mindel
Música: Michael Giacchino
Montaje: Maryann Brandon & Mary Jo Markey 
Diseño de producción: Scott Chambliss 
Dirección artística: Alan Au, Steve Christensen, James Clyne, Kasra Farahani, Natasha Gerasimova, Michael E. Goldman, Andrew Murdock, Harry E. Otto, Lauren E. Polizzi & Jason Baldwin Stewart
decorados: Karen Manthey 
Vestuario: Michael Kaplan
Reparto: Chris Pine, Zachary Quinto, Zoe Saldana, Karl Urban, Simon Pegg, John Cho, Benedict Cumberbatch, Anton Yelchin, Bruce Greenwood, Peter Weller, Alice Eve, Noel Clarke, Nazneen Contractor, Amanda Foreman, Jay Scully, Jonathan Dixon, Aisha Hinds, Jospeh Gatt, Jeremy Raymond, Tony Guma, Kimberly Arland, Sean Blakemore, Nick Tarabay, Beau Billingslea, Deep Roy, Anjini Taneja Azhar, Jack Laufer, Katie Cockrell, Kellie Cockrell, Jason Matthew Smith, Chris Hemsworth, Jennifer Morrison, Seth Morrison, Seth Ayott, Marco Sanchez, Lee Reherman, Scott Lawrence, Usman Ally, Nolan North, James Hiroyuki Liao, Rob Moran, Berit Francis, Akiva Goldsman, Benjamin P. Binswanger, Chrsitopher Doohan, Andy Demetrio, Gianna Simone, Rene Rosado, Jacqueline King, James L. Tran, Ningning Deng, Jodi Johnson, Colleen Harris, Jeffrey Chase, Moni Akiwowo, Paul K. Daniel, Se'Darius Blain, Heather Langenkamp, David C. White, Melissa Paulo, Cynthia Addai-Robinson, Drew Grey, Douglas Haugk, Max Chernov, Jesper Inglis, Jacob Rhodes, Kentucky Rhodes, Toney Wilson, Eric Greitens, Melissa Steinman, Adam McCann, Jon Orvasky, Gerald W. Abrams, James McGrath, Arlen Escarpeta, Chris Gardner, Joe Hanna, Joe Moses, Kevin Michael Richardson, David Sobolov, Fred Tatasciore, Kiff VandenHeuvel, Julianne Buescher, Candice Renee, Audrey Wasilewski, Emily Towers, Bill Hader… 

la reflexión ética no está reñida con la acción y el sentido del humor

Está claro que el propósito de J.J. Abrams con Star Trek Into Darkness, no consiste ni en defraudar las expectativas de los nostálgicos seguidores de una serie que fuera mítica, tanto en cine como en televisión, ni las de los potenciales nuevos seguidores que quieran incorporarse a los viajes interestelares de la renovación que iniciaba, hace cuatro años, con Star Trek. Franquicia que reiniciaba con notable éxito, fusionando los conceptos de secuela y reboot, que en este segundo episodio -décimo segundo si contamos la serie cinematográfica en su continuidad global-, no sólo nos brinda una aventura trepidante, coherente, emocionante, divertida y llena de sentido del humor, sino que lo hace recuperando el espíritu de la serie original creada por Gene Rodenberry.

Aunque el tiempo de la USS Enterprise estuviera muy adelantado del presente en que se realizaban los episodios en los años sesenta, cada uno de esos fascinantes mundos que exploraba la nave, capitaneada en aquellos días por William Shatner, como el capitán James T. Kirk, y Leonard Nimoy, como Spock, escondía vínculos y metáforas con diversos conflictos de la sociedad contemporánea, como el racismo todavía latente en la sociedad estadounidense, los peligros de la guerra fría o el sinsentido de la guerra de Vietnam. Debates que son aquí y ahora reemplazados por una lacra que asola el mundo contemporáneo a escala mundial, como son el terrorismo y el fundamentalismo. Ya desde el trepidante prólogo de la película, Abrams establece la premisa en la que se va a asentar Star Trek Into Darkness, que descansa sobre dos axiomas opuestos. Por un lado Spock asegura que la vida de una persona es prescindible si el fin es salvar la de muchos otros, pero por otro se nos muestra cómo una sola persona es capaz de sacrificar su vida, llevándose por delante muchas otras, con el propósito de salvar la de un ser querido. De esta manera tan sencilla se establece un lazo entre el debate eterno entre Kirk y Spock, sobre la validez de la razón frente al sentimiento, así como explora los caminos por los que una persona podría llegar a ser capaz de cometer una acción terrorista.

Crítica completa en ALT1040