domingo, 16 de junio de 2013

Trance


Título original: Trance
Año: 2013
País: Reino Unido

Dirección: Danny Boyle
Guión: Joe Ahearne & John Hodge
Producción: Danny Boyle & Christian Colson  
Fotografía: Anthony Dod Mantle
Música: Rick Smith
Montaje: Jon Harris 
Diseño de producción: Mark Tidesley 
Dirección artística: Katrina Dunn, Denis Schnegg & Su Whitaker
Decorados: Dominic Capon
Vestuario: Suttirat Anne Larlarb
Reparto: James McAvoy, Vincent Cassel, Rosario Dawson, Danny Sapani, Matt Cross, Wahab Sheikh, Mark Poltimore, Tuppence Middleton, Simon Kunz, Michael Shaeffer, Tony Jayawardena, Vincent Montuel, Jai Rajani, Spencer Widing… 

todos estaban hipnotizados cuando aceptaron participar en la película

Parece mentira que Danny Boyle haya sido seminarista antes que cineasta. Poco debe quedar de sus enseñanzas religiosas a la vista de la condescendencia con la que retrata a sus personajes. Según lo que muestra en Trance la mayor parte de los que acuden a las subastas de obras de arte son delincuentes de alto standing, la policía es un grupo de ineptos inmigrantes que ni salen de su furgoneta -ni saben salir- para custodiar el recinto asignado bajo su protección y los psiquiatras, psicólogos y terapeutas son gente sin escrúpulos que escoge ese oficio para ganarse unas perrillas porque lo que es vocación, no deben tener ninguna. Lástima que no le hipnoticen a él y le hagan olvidar su etapa como cineasta para que vuelva a ingresar en una orden religiosa que le envíe a algún lugar bien remoto.

Por un lado me da la impresión de que Boyle hubiera digerido bastante mal Origen (Inception, 2010, Christopher Nolan), por razones obvias, y, por otro, es evidente que la premisa de la película podría funcionar mejor en el guión de la TV-Movie para la que lo escribiera originalmente Joe Ahearne, hace más de una década, pero no hoy en día. ¿Me estás contando que roban un cuadro de Goya y no aparece un sólo policía en toda la película? No hay investigación ni ningún tipo de cuestionamiento. ¡¡Pero, si está claro que el primer sospechoso siempre sería el personaje interpretado por James McAvoy!! 

Puedo entender que John Hodge, guionista habitual de las películas de Boyle, haya sido incapaz de reparar las lagunas, pero que ¿ninguno de los actores se haya dado cuenta? Quizás es que todos ellos, al igual que sus personajes, lo hacían todo por la pasta. Uno se cuestiona incluso la capacidad de cada uno de los actores que forman el reparto para decidir participar en un proyecto de tan baja calidad.

Para qué perder más el tiempo hablando de una película que no merece la pena. Ni por su banda sonora, ni por su trío protagonista -que no consigue hacer mínimamente creíble a ninguna de sus personajes-, ni por los previsibles y aburridos giros de guión. No hay nada en Trance que no evite por un sólo momento la sensación de que estás perdiendo el tiempo. Despierta y vete a ver otra película.