domingo, 19 de febrero de 2012

Miss Bala


Título original: Miss Bala
Año: 2011
País: México

Dirección: Gerardo Naranjo
Guión: Gerardo Naranjo & Mauricio Kartz
Producción: Pablo Cruz
Fotografía: Mátyás Erdély
Música: Emilio Kauderer
Montaje: Gerardo Naranjo
Dirección artística: Ivonne Fuentes
Vestuario: Anna Terrazas
Reparto: Stephanie Sigman, Noe Hernandez, Irene Azuela, Jose Yenque, James Russo, Miguel Couturier, Gabriel Heads… 

vivir y morir en baja california

Tras pasar con gran éxito por secciones de festivales como Canes, Toronto y San Sebastián, Miss Bala tiene la oportunidad de conseguir un Goya a la mejor película hispanoamericana. Se trata de la cuarta película del cineasta mexicano Gerardo Naranjo, que fuera nominado a los premios Ariel por Voy a explotar y que viene avalada por la producción de Diego Luna y Gael García Bernal

Una interesante propuesta que si se ha promocionado como si fuera una especie de Nikita a la mexicana, dista mucho de parecerse tanto a la película que dirigiera Luc Besson -que era más un producto de género repleto de secuencias de acción espectaculares-, como al reciente bodrio que produjera también el cineasta francés, Colombiana -de similares características aunque con infinitamente peores resultados.

Lo que comienza teniendo una apariencia de crítica social, acaba convertida en una sorprendente sátira de terror que te mantiene en vilo durante toda la proyección. Lo que comienza siendo una inocente aventura de dos amigas que quieren participar en un concurso de belleza, acaba revelándose como una despiadada lucha por permanecer viva en una sociedad completamente corrupta y deshumanizada en la que la única oportunidad para seguir viviendo es permanecer invisible a los demás.

De la mano de Stephanie Sigman, que brinda una trepidante, soberbia y entregada interpretación de Laura Guerrero, el espectador tiene la oportunidad de echar un vistazo a la trastienda de una sociedad en la que todavía impera la ley del más fuerte, como si aún estuvieran en los tiempos del salvaje oeste. La identificación del cineasta con su personaje comienza desde la primera secuencia de la película en la que no se nos muestra su rostro, de la misma manera que ella no querrá mirar a sus secuestradores.

Gerardo Naranjo no muestra nunca un cuadro amplio de lo que sucede, sino sólo aquello que alcanza a percibir su personaje. Una sencilla manera de representar la dureza en la que viven los ciudadanos de Baja California, a merced de las bandas organizadas y completamente desamparados por la justicia y el gobierno. Señalar la presencia del actor neoyorkino James Ruso que si bien no ha dejado de trabajar desde que se diera a conocer en los años noventa con títulos como My Own Private Idaho (1991, Gus van Sant), Snake Eyes (1993, Abel Ferrara) o Donnie Brasco (1997, Mike Newell), parece haber pasado desapercibido para el gran público, aunque todo podría dar un giro tras su participación en Django Unchained.

Si en muchas ocasiones nos hemos mofado de las respuestas de las concursantes en los certámenes de belleza, pocos podrán respirar ante la reacción de Laura Guerrero ante las clásicas preguntas que se hacen cuando le dan la corona con la que le proclaman Miss. Nunca un certamen de estas características volverá a ser lo mismo para este espectador. Nunca hubo que pagar tanto por una corona de reina de la belleza. Nunca una Miss se ganó con tanto esfuerzo su merecida banda.

Publicado originalmente en EXTRACINE