sábado, 1 de octubre de 2011

Manual d'amore 3: las edades del amor


Título original: Manuale d'am3re
Año: 2011
País: Italia

Dirección: Giovanni Veronesi
Guión: Ugo Chiti & Giovanni Veronesi
Producción: Luigi De Laurentiis Jr. & Aurelio De Luresntiis
Fotografía: Giovanni Canevari
Montaje: Patrizio Marone
Reparto: Robert De Niro, Monica Belucci, Riccardo Scarmarcio, Michele Placido, Laura Chiatti, Valeria Solarino, Donatella Finocchiaro, Carlo Verdone, Danielle Pecci, Marina Rocco, Vittorio Emanuele Propizio, Vincenzo Alfieri, Guido Genovesi… 

entretenimiento con opción a reflexión

Manuale d’am3re, la tercera entrega de la franquicia creada por Giovanni Veronesi, es una película simpática, sencilla y sin pretensiones que con un reparto encabezado por Robert De Niro y Monica Bellucci, sigue las aspiraciones internacionales de las producciones con el sello De Laurentiis. Anticipando que la aproximación visual que realiza su director es bastante modesta y sin ninguna pretensión estética, cada una de las tres historias aporta momentos y conflictos que nos llevarán a reflexionar sobre lo que nos lleva a amar a otras personas, más allá de la ética, la familia o la religión.

La prueba de que su propuesta trata de hacernos reflexionar es ese cupido materializado en taxista que utiliza el apóstrofe como método de comunicación con el espectador, dirigiéndose a nosotros para plantearnos los mismos conflictos por los que pasaran los protagonistas de cada una de las tres historias que si bien no se mezclan, sí se cruzan. Opción individual es ya entrar en la reflexión o no.

Protagonizada por Riccardo Scamarcio -que algunos recordarán de un filme como Romanzo criminale (2005, Michele Placido)-, Valeria Solarino y Laura Chiatti, las gentes y el pueblo de la primera historia bien pudieran parecer los de Bienvenidos al Sur (Benvenutti al Sud, 2010, Luca Miniero), pero mientras aquellos me parecían más un grupo de bufones, estos me resultan bastante más simpáticos, graciosos y humanos, en una historia que bien pudiera parecer una versión contemporánea del dicho que decía que a los hombres les gustan las rubias, pero se casan con las morenas. Quizás la historia más cómica de las tres que componen la película que vendría a plantear la fragilidad de la voluntad del individuo y esa insoportable levedad del ser, que diría Milan Kundera.

Divertida distorsión de Atracción fatal (Fatal Atraction, 1987, Adrian Lyne) podríamos considerar la segunda de las historias, protagonizada por Michele Placido y una graciosa Donatella Finocchiaro. Pareciera que los símbolos religiosos que atiborran la casa de la protagonista, le llevaran también a ese estado de enajenación e inestabilidad emocional, así como, por otro lado, el protagonista masculino no encuentra en su familia la deseada unión y estabilidad que, a priori, pregonan también no sólo los religiosos, sino los políticos con tendencias a la derecha.

Para el final quedan Robert de Niro y Monica Bellucci, que si el primero destaca por una sencillez que le permite interpretar a un hombre realmente humilde y sin ninguna pretensión, quizás encontramos en el personaje de ella una artificialidad estética que rompe en cierta medida la frescura de la película. En cualquier caso, tampoco le resta credibilidad a una historia en la que el conflicto no sólo viene de la diferencia de edad de sus protagonistas, sino del hecho de que ella sea la hija de tu amigo.

En definitiva, una propuesta sin mayores pretensiones, pero con la calidad suficiente para proporcionar una pequeña obra amena y entretenida, que no necesita del visitando de sus predecesoras para poder ser disfrutado de manera independiente.

Publicado originalmente en EXTRACINE