domingo, 21 de abril de 2013

La noche de los muertos vivientes


Título original: Night of the Living Dead
Año: 1968
País: EE.UU.

Dirección: George A. Romero
Guión: John A. Russo & George A. Romero
Producción: Karl Hardman & Russell Streiner  
Fotografía: George A. Romero
Montaje: George A. Romero 
Dirección artística: Charles O'Dato
Reparto: Duane Jones, Judith O'Dea, Karl Hardman, Marilyn Eastman, Keith Wayne, Judith Ridley, Kyra Schon, Charles Craig, S. William Hinzman, Goerges Kosana, Frank Doak, Bill 'Chilly Billy' Cardille, A.C. McDonald, Samuel R. Solito, Mark Ricci, Lee Hartman, Jack Givens, Rudy Ricci, Paula Simpson, Hernert Summer, Richard Ricci, William Burchinal, Ross Harris, Al Croft, Jason Richards, Dave James, Sharon Carroll, William Mogush, Steve Hutsko, Joann Michaels, Phillip Smith, Ella Mae Smith, Randy Burr… 

el terror se vuelve social

Es posible que George A Romero y John A. Russo no tuvieran otra intención que la de crear una película original y entretenida cuando escribieron el guión de La noche de los muertos vivientes. Pero la poderosa influencia de los acontecimientos sociales de finales de los años sesenta y las decisiones expontáneas que se vieron obligados a tomar mientras daban forma a su proyecto, terminaron por conferir una dimensión metafórica a una pequeña obra que en principio no era más que una película de terror inspirada en Soy leyenda, la novela escrita por Richard Matheson.

El racismo latente todavía en la sociedad estadounidense -y acentuado con los asesinatos de Martin Luther King y Malcolm X, que sucedieron poco antes del estreno de la película-, el descontento con el gobierno -en aquellos momentos debido a su posición frente a la guerra de Vietnam-, y la decadencia de un modelo familiar regido siempre por la (absurda) lógica masculina, son algunos de los aspectos que llamaron la atención de la crítica de la época. 

Si a esto le añadimos la perspectiva del tiempo que parece indicar que, al contrario de los que se pensaba en los años cuarenta, era la sociedad de consumo y no el comunismo lo que llevaba a la pérdida de la individualidad, alienada ya en aquel entonces por medios de comunicación masiva como la televisión, hacen de La noche de los muertos vivientes, una película que se podía entender de una manera en su tiempo y de otra en la actualidad.

Atrás quedaban títulos como La legión de los hombres sin alma (White zombie, 1932, Victor Halperin) o Yo anduve con un zombie (I walked with a zombie, 1943, Jacques Toruneur), que utilizaban  mitos exóticos como el vudú y la magia negra para sustituir a los monstruos clásicos. Quizás hoy en día puedan parecernos ingenuas algunas soluciones visuales, pero en ningún momento da la impresión de que Romero y su equipo quisieran impactar con sus muertos vivientes, sino explorar hasta donde podría llegar la sociedad en una situación límite. 

Precisamente esa ingenuidad sea la que ha permitido que La noche de los muertos vivientes fuera un acontecimiento en la época, creando un subgénero dentro de las películas de terror, el de zombies, cuya influencia se deja notar en la actualidad, tanto en el cine como en la televisión, extendiéndose también a la literatura y otras expresiones de la cultura popular como el cómic.

Publicado originalmente en 400Films